Suelos y fertilidad

Suelos y fertilidad

La gestión de suelos es esencial en el modelo de producción de la Granja Modelo Pairumani. Por ello, es necesario conocer todos aquellos factores que permiten a la institución tener una gestión de suelos eficiente.

Manejo de la fertilidad

La gestión de suelos del sistema agrobiológico de la Granja consiste en la recuperación de los elementos benéficos de los mismos. Todas las sustancias orgánicas como estiércoles, purines y residuos vegetales de los cultivos son utilizados como elementos de base para la elaboración de fertilizantes orgánicos a través del proceso del compostaje. Esta técnica es usada en la Granja Modelo Pairumani para poder estabilizar los componentes minerales, eliminar las semillas de hierbas parasitarias y los elementos patógenos que se encuentran en estos materiales orgánicos.

 

Manejo de la erosión

La Graja Modelo Pairumani, dentro del control de la erosión, realiza diferentes actividades como la adecuación de sistemas de labranza y la optimización de los sistemas convencionales. También realiza estudios de investigación en sistemas de labranza cero. “Por otro lado, los sistemas de laboreo que actualmente utiliza la GMP son tres: la labranza convencional, labranza conservacionista y la labranza mixta”

Actualmente, la Granja Modelo Pairumani realiza la labranza primaria con el arado de disco teniendo cuidado con que la profundidad de laboreo no sea excesiva y realizando rotaciones y abonamientos a través del compost que puedan permitir el mantener la calidad de suelos  Sin embargo, el arado de disco no es la única forma de laboreo que se aplica en la institución, ya que la GMP ha intentado desarrollar e implementar nuevas técnicas de laboreo y realizar la investigación de otros mecanismos de conservación de suelos como el sistema de labranza con actisol y labranza cero o siembra directa. Los mecanismos de conservación se realizan a través de la labranza conservacionista que es también aplicada en los terrenos de la Granja Modelo Pairumani, se refiere a un sistema de labranza que no invierte el suelo y que retiene rastrojos sobre la superficie

 

El arado de actisol reduce los riesgos de la erosión, es una de las técnicas de labranza que se aplica en la GMP para  buscar eliminar las capas compactadas del suelo.

Manejo del agua

La erosión de los suelos también puede ser controlada a través del buen manejo del agua. En ese marco, la buena administración del agua a través de las técnicas de riego es esencial. La GMP realiza los riegos a través de tres sistemas: por aspersión, gravedad y goteo

    GRANJA MODELO PAIRUMANI Av. Simon Patiño – Zona Pairumani Vinto